Tu primer tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tu primer tema

Mensaje por Admin el Lun Jul 25, 2016 12:04 pm

Lee esta información antes de lanzarte en la administración de tu foro:

¿Cómo acceder a tu panel de administración?
En el menú superior, presiona conexión: una nueva página se abre, luego escribe el nombre de usuario "admin" y la contraseña que has indicado en tu inscripción. Si has perdido tu contraseña, pulsa aquí. Una vez conectado, presionas el vínculo "Panel de administración" en la parte inferior de la página.

¿Cómo modificar el aspecto de tu foro?
Seleccionando un tema (cada tema contiene imágenes, iconos y colores diferentes). Para ello, ve al panel de administración, luego presiona "Gestión" y elige uno de los temas propuestos. Siempre podrás modificar o elegir otro tema.

¿Cómo administrar las categorías y los foros?
Puedes añadir, modificar y suprimir las categorías y los foros que habías creado en cualquier momento e indefinidamente. Para ello pulsa en el panel de configuración, luego en gestión en el pequeño foro y luego presiona añadir (un foro o una categoría).

Admin
Admin

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 25/07/2016

Ver perfil de usuario http://vanevill.foroperu.org

Volver arriba Ir abajo

literatura peruana

Mensaje por Admin el Lun Jul 25, 2016 12:17 pm

Literatura del Perú
Literatura peruana es un término que se refiere a las manifestaciones literarias producidas en el territorio del Perú desde las tradiciones prehispánicas hasta la actualidad, en diversas lenguas y soportes.

Aunque existen distintas periodizaciones, la más aceptada es la del profesor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos Carlos García-Bedoya Maguiña,1 que establece dos grandes etapas, una de autonomía andina (hasta 1530), y otra de dependencia externa (desde 1530 hasta la actualidad). En esta segunda etapa, el corpus más abundante y difundido se encuentra en español y ha sido escrito, generalmente, por miembros de las élites.

Tradición andina prehispánica
Artículo principal: Literatura quechua
La producción literaria del período prehispánico en el territorio centro-andino (que abarca territorios de las actuales repúblicas de Perú, Ecuador, Bolivia y Chile), está especialmente vinculada al Imperio de los Incas, siendo su principal vehículo de transmisión el idioma quechua o runa simi, que los incas impusieron como lengua oficial. Los cronistas de la conquista y de la colonia han dado fe de la existencia de una literatura quechua, que se transmitió de manera oral y que se suele dividir en cortesana y popular.

La literatura cortesana, llamada así por haberse realizado en la corte de los incas, era la literatura oficial, cuya ejecución estaba encargada a los amautas o profesores y a los quipucamayos o bibliotecarios, que usaban el sistema nemotécnico de los quipus o cordones anudados. Tres fueron los géneros principales que cultivaron: el épico, el didáctico y el dramático.
El género épico está representada por los poemas que expresaban la cosmovisión del mundo andino (mitos de la creación, el diluvio, etc.), así como las que relataban el origen de los incas (leyendas de los hermanos Ayar, de Manco Cápac y Mama Ocllo, etc.).
El género didáctico abarcaba fábulas, apólogos, proverbios y cuentos, ejemplares de los cuales han sido recogidos modernamente por diversos estudiosos.
El género dramático, que a decir del Inca Garcilaso, abarcaba comedias y tragedias (obviamente, buscando sus equivalentes en la cultura occidental). En realidad eran representaciones teatrales en donde se mezclaban danza, canto y liturgia. Se afirma que el famoso drama Ollantay, cuya versión escrita data de la época colonial, tendría un núcleo fundamental de origen incaico y una serie de interpolaciones posteriores enderezadas al amoldarla al teatro hispano.
La literatura popular es la que surgió espontáneamente en el pueblo y en el campo. Abarca masivamente el género lírico, es decir, composiciones poéticas que estaban unidas a la música y la danza, y que por lo general eran entonadas en grandes masas corales, alternándose hombres y mujeres. Estas manifestaciones formaban parte del que hacer cotidiano. Funerales, fiestas, nupcias, peleas, guerras, etc. estaban enmarcados en una ritualización expresada a través del arte. Son dos sus manifestaciones principales:
El harawi, canción de diversos tipos (de amor, de arrepentimiento, de alegría, etc.). Tenía un carácter intimista y estaba a cargo de un aeda, denominado harawec o haravicu. En la época colonial derivó en el huayno y en el yaraví.
El haylli, himno de alegría, se entonaba en las fiestas religiosas o en celebraciones de triunfos.
Muchas de estas creaciones han llegado a nuestros días de forma diferida, plasmadas en los trabajos de los primeros cronistas (el Inca Garcilaso de la Vega recupera poesía quechua, mientras que Felipe Guaman Poma de Ayala relata el mito de las cinco edades del mundo).


Adolfo Vienrich, autor de Azucenas quechuas.
La literatura indígena fue desconocida o relegada hasta el siglo XX. Su inclusión en el canon oficial fue lenta. Ya en su tesis El carácter de la literatura del Perú Independiente (1905), José de la Riva Agüero y Osma consideró "insuficiente" la tradición quechua como para considerarla un factor predominante en la formación de la nueva tradición literaria nacional. Posteriormente Luis Alberto Sánchez reconoció ciertos elementos de tradición y su influencia en la tradición posterior (en autores como Melgar) para dar base a su idea de literatura mestiza o criolla (hija de dos fuentes, una indígena y otra española), para lo que consulta fuentes en las crónicas coloniales (Pedro Cieza de León, Juan de Betanzos y Garcilaso).

Siglo XXI

Santiago Roncagliolo firmando un autógrafo
Con el cambio de siglo y en los primeros años de la década varios de los premios internacionales más importantes son entregados a escritores peruanos, algunos de ellos desconocidos hasta ese momento en el extranjero. A partir de ello, se plantea la posibilidad de un relanzamiento internacional de nuestras letras, las que habían menguado en presencia exterior durante las dos últimas décadas del siglo XX. De hecho, este repunte de las letras peruanas empieza en 1999, cuando la novela El cazador ausente, de Alfredo Pita, gana el premio Las dos orillas, concedido por el Salón del Libro Iberoamericano de Gijón (España). El libro de Pita fue de inmediato traducido y publicado en cinco países europeos. Tres años después, en 2002, un narrador ya consagrado, Alfredo Bryce Echenique, obtiene el Planeta con El huerto de mi amada, otorgado por la editorial homónima, la más poderosa de España y una de las mayores del mundo. El año siguiente, Pudor, segunda novela de Santiago Roncagliolo, queda entre las cuatro finalistas del Herralde y es luego publicada por Alfaguara en 2004 con una audaz operación de márketing. En 2005, Jaime Bayly, criticado por sus detractores por el supuesto carácter comercial y por los estereotipos sociales que vehiculizaría en sus novelas, es único finalista del Planeta. Ese mismo año Alonso Cueto logra el Herralde con La hora azul y al siguiente Roncagliolo, con Abril rojo, obtiene el premio de novela otorgado por su casa editora y al subsiguiente la novela El susurro de la mujer ballena, de Cueto, queda finalista en la primera edición del Premio Planeta-Casa de América. Ese mismo año un nuevo sello español, 451 Editores, publica la novela Casa de Enrique Prochazka. Iván Thays, que ya había sido finalista del Rómulo Gallegos 2001, queda entre los finalistas del Herralde 2008 con Un lugar llamado Oreja de Perro. El escritor peruano-estadounidense Daniel Alarcón fue considerado uno de los escritores más importante de la última generación en la literatura estadounidense, en tanto Carlos Yushimito y Roncagliolo fueron considerados entre los 22 escritores menores de 35 más importantes en español. Finalmente, el Nobel de Literatura es entregado a Vargas Llosa en año 2010. En esta secuencia de acontecimientos puede, ciertamente, rastrearse la incorporación de numerosa literatura peruana al flujo de la circulación de las letras españolas en el mundo globalizado

Mientras algunos en el Perú se congratulan de este fenónomeno, otros lo critican argumentando que la internacionalización de estos escritores y su premiación debe entenderse no por criterios estrictamente literarios sino por la ampliación del mercado literario internacional en español dentro de ciertos parámetros que estimula el consumo de productos muy reconocibles. Desde esta perspectiva, las trasnacionales de la literatura, que en los primeros años del siglo XXI asientan sus filiales en Lima, estarían exigiendo a los escritores mejor conectados con el mercado editorial una mayor profesionalización, pero orientada a satisfacer los estándares de una producción de formatos transnacionales preestablecidos, que se riñen con la originalidad .

En paralelo al resurgimiento internacional y al reconocimiento de autores como los mencionados, en Perú en los últimos años también se desarrolla, como parte de la dinámica propia de un país multicultural, un proceso literario protagonizado por autores que sitúan su obra en los linderos de la cultura andina, rescatándola como forma artística producto de la especificidad de la nación peruana y su drama. Los escritores de esta tendencia reclaman, por un lado, la herencia de la obra de José María Arguedas y, por otro, denuncian la discriminación por parte de críticos y medios de comunicación de orientación "criolla", o culturalmente más afines con el sistema económico globalizado, que rige la administración de los llamados "bienes culturales". La disputa entre "andinos" y criollos se hizo patente a raíz de una serie de artículos agresivos publicados por ambos bandos luego de una primera descalificación mutua cuando se vieron las caras en un congreso de escritores peruanos en Madrid. El debate, que no pasó de lo adjetivo, permitió la difusión de una nueva generación de escritores provincianos que continúa, en clave contemporánea e incluso posmoderna, la narrativa indigenista (y regionalista) de los años 40 (en particular surgen lazos con Alegría y Arguedas), con la obra de Manuel Scorza y con la narrativa regionalista y de ruptura de los años 70 (Eleodoro Vargas Vicuña, Carlos Eduardo Zavaleta, Edgardo Rivera Martínez, el grupo Narración. Se privilegia una reconstrucción del pasado a través de un proceso de ficcionalización de la historia, retomando un punto explotado por la nueva narrativa hispanoamericana y el boom. Así, si no son los primeros, son los que más ahondan en el tratamiento literario del proceso de la guerra interna (1980-1993). Un libro que ha contado con el elogio merecido de la crítica ha sido Retablo de Julián Pérez. La inserción en el mercado literario nacional de estos escritores es, además, distinta a los narradores capitalinos, ya que la difusión de sus obras se realiza principalmente en provincias y a través de formas alternativas (ferias regionales, conciertos folclóricos, periódicos o revistas de tiraje limitado). Fuertemente marcados por la oralidad y tradiciones andinas, los nombres más conocidos, además de Colchado, son Dante Castro, Félix Huamán Cabrera y Zein Zorrilla.

Es importante señalar, asimismo, el significativo crecimiento que ha experimentado el mercado editorial peruano en la primera década del siglo XXI, debido a la reducción de costos que ha significado la introducción de tecnología digital en el ámbito editorial, la vigencia de la Ley del Libro y el impulso del Plan Lector de Ministerio de Educación. Por un lado, han aparecido diversas editoriales independientes como Estruendomudo, Matalamanga, Sarita Cartonera, Bizarro, Borrador Editores, [sic] libros, Mundo Ajeno, Tranvías, Lustra, Mesa Redonda, Casatomada, Editorial Arkabas, Gaviota Azul Editores, entre otras. Estas casas impulsaron la creación de la Alianza Peruana de Editores, gremio independiente afiliado a un movimiento global por la defensa de la bibliodiversidad. Entre las nuevas editoriales Estruendomudo, en especial, es responsable de la aparición y difusión de nuevos narradores elogiados por la crítica. Por el otro, uno de los mayores grupos del mundo de habla hispana, Planeta, inauguró en 2006 su filial en el Perú, dando un ulterior impulso a un mercado en el que ya operaban otros dos grandes grupos internacionales: Santillana (España) y Norma (Colombia). Este pequeño boom editorial ha permitido que un número elevado de escritores nuevos publique sus primeros trabajos durante esta década, especialmente escritores jóvenes nacidos en la década de los 70's como: Diego Trelles Paz, Daniel Alarcón, Pedro Félix Novoa, Carlos Yushimito, Gunter Silva Passuni, Ricardo Sumalavia, Félix Terrones, Alexis Iparraguirre, Renato Cisneros o Francisco Ángeles.

Premios Nobel[editar]
NOBEL.PE.png
Premios Nobel
Escritor Año Imagen Cita Alma Máter
Mario Vargas Llosa 2010 Vargas Losa Göteborg Book Fair 2011b.jpg «por su cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, la rebelión y la derrota».7 UNMSM coatofarms seal.svg Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Admin
Admin

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 25/07/2016

Ver perfil de usuario http://vanevill.foroperu.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.